Un pequeño forastero en la ciudad

En el centro de Málaga ocurre el alumbramiento

de un niño especial protagonista de este cuento.

Pablo Ruiz Picasso se llama este genio,

el artista más importante del pasado milenio.

el picador

 

Su padre, José Ruiz, le enseña los toros

le gusta la plaza y los aplausos sonoros.

Con nueve años se mudan al norte,

el barco y el tren son su medio de transporte.

 

En A Coruña a menudo hay lluvia,

pasan los días y solo diluvia.

Los Ruiz Picasso están acostumbrados al sol,

piensan: “en el sur es donde mejor vive un español”.

marina

 

Con el tiempo se va acostumbrando el niño,

a esta bonita ciudad le va cogiendo cariño.

En la marina corre, juega, ríe y llora,

observa, escucha y aprende el nuevo idioma.

 

Pablo juega a diario en la plaza,

su madre lo vigila desde la terraza.

Al otro lado se encuentra la escuela,

allí hay que ir, nieve o hiela.

torre

 

Algunas veces se escapa a ver la playa,

océano y cielo separados por solo una raya.

Desde la arena se puede ver la torre,

hasta allí va Pablo corre que te corre.

 

Su padre es maestro y pintor,

con el tiempo se va haciendo mayor.

Se pasa el día pintando una paloma,

Pablo aprende y un sentimiento aflora.

palomar

 

Muchas veces papá le pide ayuda a Pablo,

el niño practica y le acaba el cuadro.

“Tienes un don y yo te voy a ayudar,

Arte y pintura vas a estudiar”

 

Comienza a pintar a diario en su cuarto,

paisajes, retratos, animales y barcos.

Un día consigue hacer una pequeña exposición,

en la Calle Real muestra su arte con emoción.

 

niña pies descalzos

Pinta a una niña sin nada en los pies,

un hermoso cuadro para nada burgués.

En la escuela de arte se busca el castigo,

para pintar durante horas al mismo mendigo.

 

De esta manera nace el pintor Picasso,

muestra talento pero nadie le hace caso.

La familia despide a la pequeña Conchita

su recuerdo permanece en la ciudad de Mª Pita.

Músicos con máscaras 1921

 

Pablo deja A Coruña con mucha tristeza,

se va de una ciudad con gran belleza.

Llegará a ser un afamado artista,

observando su mundo de forma cubista.

 

Nunca volverá a esta ciudad gallega,

en la que comenzó su etapa mujeriega.

Del norte siempre se acordará,

ya que las pinturas de esta época conservará.

 

Érica Ferreiro Rosende

 

picasso

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s